Hospital Real

Después de la Toma de Granada en 1492, los Reyes Católicos inician una serie de obras que hacen de la ciudad el último gran reducto del gótico español. Entre ellas cabe destacar la Capilla Real y el Hospital Real que es el que aquí nos ocupa.

En 1504, los Reyes acuerdan la construcción de un hospital que sustituyera al emplazado en la Alhambra tres años antes. Para su edificación, que se inicia en 1511, se elige un solar extramuros en un antiguo cementerio musulmán cerca de la Puerta de Elvira que era el acceso natural y principal a la ciudad.

Con la muerte de Fernando el Católico quedan interrumpidas las obras y las reanuda su nieto el Emperador Carlos V quien lo inaugura, aún sin acabar, en 1526. Durante los siglos XVI y XVIII se sucedieron las distintas obras y remodelaciones.

Inicialmente fue destinado para acoger a los enfermos de sífilis y en 1536 acoge también a los enfermos mentales. Como curiosidad, allí fue confinado para curarlo de su «locura» el que más tarde habría de ser conocido como San Juan de Dios, y que tuvo un comportamiento ejemplar y heroico en el pavoroso incendio que se produjo el 3 de julio de 1549 al evitar que numerosos enfermos fallecieran en él.

Con la «Desamortización de Mendizábal», en 1835, pasó a depender de la Diputación Provincial, estableciéndose allí el Asilo de Ancianos y la Casa de Dementes. En 1971 pasa a ser parte del patrimonio universitario convirtiéndose en sede del Rectorado de la Universidad de Granada, y así continua a fecha de hoy.

El edificio es una mezcla de elementos góticos, renacentistas y mudéjares, en la que intervienen los más importantes artistas del momento. Parece ser que fue Enrique Egas (Toledo, 1455 – 1534) el arquitecto encargado del proyecto inicial.

La fachada principal presenta cuatro ventanas platerescas muy ornamentadas, con las iniciales y emblemas de los Reyes y del Emperador. La portada, de piedra de Elvira, fue realizada en 1632, en ella están representados el yugo y las flechas, una imagen de la Virgen y las figuras orantes de los Reyes Católicos realizadas por Alonso de Mena. En el frontón circular hay un escudo de las armas reales, sostenido por el águila de San Juan.

Cuenta con una planta de cruz griega inscrita en un cuadrado, en cuyos ángulos hay cuatro patios simétricos, de los cuales solo dos están acabados: el Patio de los Mármoles y el Patio de la Capilla. En alzado tiene solo dos plantas, pero en el ángulo suroeste se levanta una tercera, abierta al exterior con balcones.

Este edificio es, sin duda, uno de los más emblemáticos y monumentales de la ciudad de Granada, de obligada visita para disfrutar, entre otros, de la grandiosidad y austeridad de sus patios y de la belleza de sus artesonados.

Alberga, también, en la parte alta del edificio la magnífica Biblioteca Central Universitaria con más de 90000 volúmenes, y entre ellos 40 incunables. El edificio, además, acoge en sus salones interesantes exposiciones temporales. A lo largo de toda la fachada principal y delante de ella hay un bonito y cuidado jardín por el que es un placer pasear y admirar los muros de tan insigne monumento.

El Hospital se encuentra en la Calle Cuesta del Hospicio s/n, su entrada es gratuita y se puede visitar de lunes a viernes y en horario de oficinas. Dispone de un agradable bar donde tomar un café o refrigerio.